Lanas e Hilos

Hilos y Lanas

68682480-yarn-wallpapers

En este post te vamos a hablar de los tipos de lanas e hilos que hay en el mercado, y para que tipo de labor son más apropiados.

Seguramente nos dejemos algunas porque en cuánto a mezclas hay infinidad de ellas, así que veremos las más básicas diferenciadas por su composición y grosor.

Las podemos encontrar:

-Acrílicas, naturales y recicladas.

Acrílicas:  Son fibras de composición sintética elaborada a partir de acrilonitrilo, una mezcla de petróleo, carbón mineral, gas natural, agua y aire. El petróleo no sólo es un recurso no renovable sino también de carácter plástico, por lo que su impacto ambiental es importante. Algunas fibras acrílicas se hilan en seco, con disolventes y otras se hilan en húmedo.

Se pueden utilizar para casi cualquier labor, son más económicas que las naturales y normalmente no producen problemas de alergia , pero no ayudan a transpirar bien.

También las hay con mezcla de fibras naturales, que es una opción por la que optan muchas tejedoras.

El mercado de las lanas sintéticas ha mejorado mucho y podemos encontrar algunas con muy buen tacto, similar al natural, pero no dejan de ser acrílicas, asegúrate mirando la etiqueta del ovillo o madeja.

Se tejen bien (aunque las de mala calidad “crujen” al tejerlas), y son adecuadas para principiantes que hacen y deshacen muchas veces la labor, pues no son costosas y se pueden desechar sin cargo de conciencia!

Muchas personas las eligen sólo porque se pueden lavar en la lavadora y si se utilizan para prendas de mucha tralla, como las prendas de los niños que se ensucian con facilidad, es más cómodo. 

Las hay en multitud de colores y grosores.

Naturales:  Son fibras en hebras o pelo cuyo origen está en la Naturaleza, y que se hilan para dar lugar a hilos y lanas. Pueden ser de origen vegetal o animal.

Aunque  la mayoría son delicadas y es necesario lavarlas a mano, hoy en el mercado hay algunas sometidas a un proceso llamado “superwash”, que te permite lavar la prenda en la lavadora en un programa en frío. Podrás saber si es así mirando en la etiqueta de tu lana.

Las puedes utilizar para cualquier proyecto desde ropita para un bebé hasta para grandes mantas. Son muy agradables al tejer y si las cuidas bien las lucirás durante años como nuevas. Normalmente son más caras que las acrílicas, aunque esto no es siempre así.

De origen vegetal son el algodón, el lino o el bambú. Son hilos muy adecuados para usarlos en los meses calurosos, son fresquitos, livianos y dejan transpirar estupendamente. Los hay en diferentes grosores y calidades. Se tejen muy fácilmente porque son ligeros, pero ten en cuenta que algunos tienen poca torsión y te puedes encontrar con muchos cabos o hilos, como flojos, que te pueden dificultar un poco la labor.

El algodón es una buena opción para hacer nuestros amigurumis, ya que si son de buena calidad, no sueltan pelusa, se pueden lavar en la lavadora y los niños los pueden chupar sin problemas.

De origen animal puedes encontrar lanas como el merino, la alpaca, el yak, el mohair, la cachemira, la llama…., y la seda, que como sabes la produce el gusano, y que es la única fibra natural que se produce en un hilo.

 La lana tiene una gran elasticidad  se la puede retorcer y no se deforma, volviendo a su forma original al dejar de hacerlo. Tiene un gran volumen de aire entre sus fibras generando gran capacidad para aislar del frío, siendo así un buen aislante térmico que proporciona al cuerpo una sensación de calidez. Atrae y retiene la humedad por lo que ayuda a transpirar.

Aunque hay algunas que al tacto son un poco ásperas, también las hay muy suaves, como las merino, que además se pueden utilizar en cualquier época del año ya que regulan la temperatura del cuerpo.

El principal problema es que hay personas a las que sobre todo las lanas 100%  y las alpacas les produce alergia. Pero existen en el mercado infinidad de fibras naturales que no te darán ningún problema y que notarás en el resultado de tu labor.

Recicladas:  Son recuperadas de  los restos y recortes que se generan al procesar hilos y lanas, y/o las desechadas por el consumidor. Se trituran y  se procesan en nuevas fibras. A veces para que tengan más resistencia se mezclan con algodón o lana virgen. Hay varias marcas que reciclan sus restos y es una nueva forma de  tejer, sostenible y ecológica.

41100b7b1980111dd8ae656ae62586caf

LANAS POR GROSOR

En España no catalogamos con ningún nombre el grosor de las lanas, sólo nos guiamos por la relación entre el peso y el metraje y nos referimos a ellas como muy finas, finas, medias o gruesas. Pero en otros países sí lo hacen y seguro que alguna vez te has encontrado en algún patrón (en la mayoría de los de Ravelry) que ponen un nombre dependiendo del grosor del hilo y puede que no sepas muy bien que lana usar.

De más fino a más grueso se definen de la siguiente manera:

Thread y  Cobweb: Son hilos finísimos que se utilizan en labores sobre todo de ganchillo con agujas de entre 0,7 mm. y 1,5 mm. y que suelen tener una proporción de 1200 a 2000 metros por cada 100 gramos. Se puede trabajar en solitario para piezas muy finas como encajes o combinadas con otros hilos de más grosor para conseguir diferentes texturas.

Lace: Aunque es más grueso que los anteriores, también se puede considerar un hilo fino, tiene entre 800/900 metros por cada 100 gramos. Las agujas adecuadas suelen ser de 2 a 3 mm. pero en muchos proyectos se utiliza con agujas mucho más gruesas, dando a la labor un aspecto vaporoso y con muy poco peso. Se puede utilizar en multitud de prendas, chales, calcetines, chaquetas, jerseys….

Fingering: También llamado “sock”, tienen aproximadamente 400 metros cada 100 gramos. Es uno de los más utilizados y se teje con agujas que van de 2 mm a 4 mm, dependiendo del tipo de prenda. Agujas pequeñas para calcetines, mitones, etc, un poco más gruesas para jerseys o chaquetas y las más grandes para chales y prendas que quieres que queden sueltas.

Sport & DK: Más gruesa que la anterior, 250/300 metros por cada 100 gramos, se teje con agujas de 3,5 mm a 5 mm. Igualmente podemos hacer prendas tupidas o livianas dependiendo del grosor de las agujas.

Worsted & Aran:  En español “gruesa” o de un calibre medio, tiene un metraje de 200 metros por cada 100 gramos , es muy versátil y se pueden tejer de forma rápida, por su grosor, bufandas, cuellos, y prendas de abrigo en general, con agujas de 5 a 6 mm.

Bulky : También llamada Chunky, tiene prácticamente el doble de grosor que la worsted, 100 metros por 100 gramos. Se teje con agujas de 7 a 9 mm. Podemos tejer todo tipo de prendas de invierno y super rápido, en dos tardes nos podemos hacer una buena chaqueta!!

Superbulky :  Esta es la más gruesa!! Tiene aproximadamente 50 metros por cada 100 gramos y utilizaremos agujas de 9 a 12 mm. Puedes hacerte un maxi cuello en un ratejo!!

Ahora tu elijes que tipo de lana y que grosor quieres usar y puedes ponerte “Manos a la obra” 


Categorias, Reciclado

Reciclar… y Crear!!!

 

blank

Cuando llega nueva temporada y hacemos cambios en el armario, sacamos de nuevo la ropa de siempre, y a veces no sabemos muy bien que hacer con ella. Es ropa que nos gusta y nos sienta bien, pero a la vez pensamos que quizá ya no la hemos puesto demasiadas veces y estamos tentadas de tirarla o dársela a alguien (aunque seguramente no tenga nuestros mismos gustos y nunca se la ponga), porque a mi, por lo menos, siempre me da penilla tirar!!!

No tires toda!!! que te traigo una buena opción para lucir como nuevas esas prendas a las que tienes un cariño especial dándoles un lavado de cara, un tuneado o un reciclado, como quieras decirlo, para que se vean diferentes, bonitas y encima, exclusivas!!!! Además en estos tiempos de crisis nuestro bolsillo nos lo agradecerá seguro.

Podemos reciclar todo tipo de prendas: camisetas, vestidos, bolsos, zapatillas….. sólo necesitamos un poco de imaginación y un toque creativo, y bueno… un vistacillo por Pinterest tampoco te viene mal para coger ideas.

Voy a centrarme un poco en reciclar utilizando principalmente el ganchillo, pero también lo puedes hacer con punto, cosiendo, insertando cuentas o abalorios, cintas,… y mil cosas más.

c23fba934a90ccb45515ec365065e1d1

Te voy a mostrar algunas cosillas de las que yo me he “apañao”!!

Esta era una simple camiseta, era muy larga, pero corta para un vestido, así que añadiendo una puntilla bonita en el bajo conseguí darle la longitud adecuada para utilizarla de vestido. Busca un hilo de un tono parecido para darle homogeneidad, o pon un tono rompedor, seguro que te queda chula!! El bolsillo le da un toque además de funcional, gracioso!

10624902_439208242904561_5437130519936333956_n

El mundo de los vaqueros es  un punto y aparte. Si echas un vistazo por internet encontrarás mil formas de reciclar unos simples jeans!!

Estos pantalones los tenía hace mil años, pero son de esos que te niegas a tirar, porque aunque engordes o adelgaces siempre te quedan igual. Será estrategia para que nunca te deshagas de ellos??? Jejejejeje

Busqué dos aplicaciones, las tejí por separado y luego las uní para dar como una forma triangular y así conseguir el efecto que buscaba.

 

20170321_193957

En este caso, este pantalón me quedaba estrecho, los kilillos de más me pasaron factura!

Los ensanché de los laterales poniendo una banda a todo lo largo, una tira de ganchillo fácil y rápida de hacer que hizo que me los pudiera volver a meter!!!

Para hacer el ancho de la banda, primero te recomiendo que midas tu cintura para ver cuánto te hace falta añadir en total, vaya que te pases y luego te queden grandes!!

A éstos he pensado en ponerles otra aplicación en los bajos, porque me quedan un poco cortos y no me gustan mucho.

Un cinturón a juego creo que también le quedaría genial!

c23fba934a90ccb45515ec365065e1d1

Esto que te muestro ahora, si podríamos llamarlo reciclar, ya que el pantalón no queda como tal, sino que se convierte en otro objeto diferente. En este caso, un bolso.

Es más trabajoso pero si te haces un buen diseño antes de cortarlo, seguro que te sale una pieza bien bonita y de tu exclusividad!! El tejido vaquero con cualquier aplicación en ganchillo queda muy vistoso, es una combinación ideal y las posibilidades son infinitas, bolsos, mochilas, monederos, libretas….. en fin, todo lo que se te ocurra. Dale al coco y ya verás como merece la pena.

Este apartado de reciclar con vaqueros merece una entrada enterita, porque hay millones de formas de transformar esta prenda básica y siempre todos tenemos alguno para tirar.

 

También puedes reciclar objetos, cajas, tarros de cristal, macetas e incluso tubos de pastillas para guardar tus agujas de ganchillo!!! Sólo tienes que hacerles como una funda y adaptarla al objeto que quieras aprovechar para darle un nuevo uso. Y si es para guardar nuestras “cosicas” del tejer, mejor que mejor!

c23fba934a90ccb45515ec365065e1d1

Pronto haremos un tutorial para ensanchar una blusa que queda un poco estrecha por los lados, o quizá un chalequito vaquero al que le podemos poner mangas de ganchillo y unas aplicaciones chulas, por ejemplo. Utilizando los colores que se llevarán esta primavera-verano, no sólo le daremos un nuevo aire, sino que también crearemos una prenda actual!!! Te apetece??

Mientras te dejo algunas muestras sacadas de Pinterest para que te pique el gusanillo y veas, (aunque estoy segura de que ya le has echado un ojo) las cosas tan bonitas que podemos crear a partir de cosas y prendas que queríamos desechar, y que como el ave Fenix, renacerán!!!

 

16b316506c46543b010b362c3c4f08ad
Chula, chula!!!

Ideas maravillosas!!!

Con estas ideas podemos conseguir crear cosas preciosas para nuestra casa o para nosotras mismas.

 

 

 

 

 

Espero que este post te inspire para empezar!!! Si te apetece déjanos tu comentario y cuéntanos que estás creando!!!

 

 

Agujas y ganchillos, Categorias

Qué tipo de aguja uso???

 

copy-of-20170228_125421Muchas veces cuando vamos a empezar un proyecto y leemos:”utilizar agujas de doble punta”, lo primero que se nos viene a la cabeza es exclamar, ¡¡¡ Arrea !!!

Sobre todo al principio de empezar a tejer nos podemos ver un poco agobiadas por la cantidad de tipos de agujas que existen y no sabemos muy bien cuál es la que deberíamos usar.

Pero no te preocupes, la cosa no es para tanto y pronto las conocerás y sabrás exactamente la que mejor se adapta a tu labor y a tu forma de tejer. Eso sí, yo te recomiendo que aunque seas “novatilla”, no utilices cualquier aguja, cuanta más calidad tengan mejor tejerás, el proceso será más fácil y gustoso y en el resultado lo notarás, seguro!!!!

copy-of-1325248298_n4eg

En éstas es donde hay más variedad , y el cacao mental es importante!!!

Empezaremos por las RECTAS, que son las que hemos utilizado de toda la vida.

copy-of-20170228_142324
AGUJAS RECTAS

Este tipo de agujas las puedes utilizar para multitud de labores. Chaquetas, jerseys, bufandas…. casi de todo!!! Lo único que no puedes es tejer en circular, y los puntos con los que puedes trabajar tampoco pueden ser demasiados. A muchas nos ha pasado que se nos apretujan tanto que es realmente difícil conseguir que no se salgan de la aguja.

La principal ventaja es, que para las que tejemos al estilo inglés (como nos enseñaron nuestras madres o abuelas), es mucho más fácil, ya que al tener sujeta la aguja en el sobaco, no se nos mueve y podemos echar hebra mas fácilmente. También existen agujas rectas muy cortitas, para labores pequeñas, que no llegan para meterlas en la axila, y algunas tejedoras las utilizan estupendamente. Yo nunca las he utilizado, así que no os puedo decir.

Una desventaja importante a mi parecer es, que suele doler mucho la espalda por la postura que adoptamos. Cuando llevamos una rato tejiendo, el cuerpo tiende de forma involuntaria a doblarse hacia un lado y si no nos damos cuenta (ya sabéis que cuando tejemos se nos pasa el tiempo volando), y no rectificamos la postura de vez en cuando, con el tiempo tendremos molestias, sobre todo en los costados. Igualmente el peso de toda la labor recae en nuestros brazos y manos con la consiguiente fatiga muscular.

 

Las hay de:

•Aluminio: Son rígidas y ligeras y la lana se desliza con facilidad. Tienen la punta roma, no son muy afiladas y eso a veces dificulta la labor, sobre todo si tejes muy apretado. Son buenas para aprender a tejer.

Madera:  Al ser un material natural la labor se hace muy gustosa al tacto. Tienen la punta más afilada que las de aluminio, por lo que para labores pequeñas o con lanas finas son ideales, pero en contra, si la lana tiene muchos cabos se pueden entremeter en los hilos y a veces es un tostón. Son muy apropiadas tanto para principiantes como para expertas tejedoras. Aunque son más caras que las de aluminio, por mi experiencia solo te puedo decir que ¡¡ merece la pena!!, además hay algunas…tan bonitas!!!!

•Bambú:  Como las de madera, son de un material natural pero un poco más flexibles. Tienen la punta menos afilada y vienen muy bien para labores con lana gruesa. Estas son buenas para principiantes.

•Plástico: Estas son las más económicas y pesan muy poco. Yo no les encuentro ninguna otra ventaja respecto a las demás.

 

Agujas de DOBLE PUNTA

copy-of-20170228_142527
AGUJAS DE DOBLE PUNTA

Estas agujas son las más antiguas que se conocen. Aunque también son rectas, no tienen tope, es decir como su nombre indica tienen dos puntas. Habitualmente más cortitas que las rectas, suelen venir en paquetitos de cuatro o cinco agujas.

Se utilizan principalmente para calcetar en redondo , aunque también se usan para labores que precisan mover los puntos hacia el otro lado (no dar la vuelta a la labor), como por ejemplo en el punto “brioche”, no teniendo el impedimento que tienen las normales del tope final.

Para trabajar con ellas se utilizan de tres a cinco agujas y aunque yo no he tenido experiencia con ellas (sólo las he utilizado para tejer punto brioche), algunas tejedoras dicen manejarse muy bien con ellas, y otras en contra piensan que es un poco complicado tejer con tanta aguja.

Muchas tejedoras las usan para hacer labores de pequeña circunferencia, como calcetines, mangas de jerseys, calentadores, guantes, gorros… y todo lo que se te ocurra que se pueda tejer sin costuras.

Los materiales que se utilizan para fabricar estas agujas son varios:

Bambú, madera, carbono, metálicas e incluso algunas de madera con punta metálica.

Las características para tejer con ellas son prácticamente las mismas que las de las agujas rectas.

 

Y por último, pero no menos importantes, las agujas CIRCULARES

 

copy-of-20170306_131456
CIRCULARES

Últimamente estas agujas se están poniendo muy de moda, cada vez somos más las tejedoras que optamos por tejer con ellas, por su gran variedad, su multitud de usos y su comodidad ergonómica a la hora de tejer. El tejido queda en el cable por lo que el peso no recae en los brazos ni en las manos y así se evitan muchos dolores de espalda.

Aunque mi abuela ya tejía con este tipo de aguja, lo que quiere decir que existen hace ya muchos años, han evolucionado y mejorado mucho, tanto en variedad como en calidad.

Igual que con los otros tipos de agujas, te recomiendo que sólo utilices las de buena calidad. Muchas veces por probarlas compramos cualquiera (la de los chinos por ejemplo ), y eso hace que te desanimes y pienses que no son para ti, porque unas malas agujas hacen de una labor, un suplicio. Prueba con unas buenas circulares y ya verás que no es tan difícil, que pronto te acostumbrarás a ellas y ya no querrás tejer con otras!!

Las circulares se componen de dos agujas  unidas por un cable.Pueden ser fijas o intercambiables, y hay diferentes tamaños de agujas y de cables. Normalmente las intercambiables llegan hasta el tamaño 3 mm. Más pequeñas se comercializan con el cable fijo.

Una desventaja es que si tejes al estilo inglés te puede resultar un poco difícil al principio, porque al echar hebra desde el lado derecho tienes que soltar la aguja y eso dificulta un poco la cosa. Pero como todo, es acostumbrarse. Yo utilizo esta técnica porque con ella aprendí, y me es muy difícil hacerlo en continental, y te puedo asegurar que no tengo ningún problema. Al principio me costó un poco, pero pronto le cogí el “tranquillo”.

¿¿Que puedes hacer con ellas?? De todo!! Se puede tejer tanto en recto como en circular, grande o pequeño, con hilo fino o lana gorda. Son ideales para labores con muchos puntos, como chales o jerseys, ya que hay cables de una longitud muy larga y la labor se asienta con holgura. Igualmente se pueden hacer labores muy pequeñas, con pocos puntos, como calcetines, mitones, calentadores…, porque hay cables y agujas diminutas!!!!

Los materiales en los que se fabrican son:

Metal hueco: son las preferidas de muchas tejedoras porque la lana desliza muy bien y tienen la punta ni muy afilada, ni muy redonda. Con el uso pueden ponerse feillas, pues al ser metal con el tiempo ennegrecen un poco, aunque esto no les resta eficacia. Son muy resistentes. Tienen una buena relación calidad-precio.

Madera: Aquí hay mucha variedad dependiendo de la madera con que estén fabricadas, pero por lo general son muy agradables al tacto y la lana desliza bien. Algunas son muy afiladas y facilitan las labores con hilo o lana fina. Son menos resistentes y las finitas pueden romperse con facilidad.

Bambú: Al igual que las de madera son cálidas al tacto. La lana desliza bien, pero tienen la punta roma.

Fibra de carbono: Son flexibles, ligeras y resistentes. No son tan deslizantes como las de aluminio, pero algo más que las de madera, por lo que también son buenas para aprender a tejer, aunque son más caras que las demás.

Acrílico/Vinilo: Son resistentes aunque tienen la punta fina y a veces se rompen. A mi me resultan más incómodas porque no deslizan tan bien como las demás. Son muy alegres,  vienen en diferentes colores y no son muy caras.

Plástico: Estas directamente las desecharía.

Para saber cuales pueden ser las mejores para ti, sólo puedo recomendarte que pruebes con un par de materiales. No siempre las mejores para una tejedora lo son para otra. Depende de muchos factores, como la tensión al tejer, la habilidad….etc.

 

copy1-of-1325248298_n4eg

En las agujas de ganchillo hay menos lío que en las de hacer punto. Además al ser más económicas nos podemos permitir el lujo de tener de varios modelos para poder comparar y tejer con las que mejor se adapten a nuestro gusto.

 

copy-of-20170306_132037
AGUJAS GANCHILLO

En estas solo hay de dos tipos:

Ganchillo tradicional y ganchillo tunecino

En ganchillo tradicional podemos realizar cualquier prenda, tanto en redondo como en plano. Colchas, bolsos, chaquetas, calcetines….. y mil cosas más, aquí existe un mundo infinito de creaciones!!!!

Los materiales pueden ser: Aluminio, bambú y acero inoxidable para los de pequeño tamaño. Hay algunos con mango de silicona o plástico, son ergonómicos y vienen muy bien para las que tejemos mucho tiempo seguido ya que se adaptan mejor a la mano y la muñeca no se resiente tanto como con los que no disponen de este mango. Pero ésto al igual que todas las agujas depende del gusto de cada tejedora.

En ganchillo tunecino las prendas quedan más apretadas, como más compactas y aunque se pueden realizar muchas labores, no pueden ser de gran tamaño, ya que en la aguja te tienen que caber todos los puntos. Algunas artesanas muy apañadas se hacen sus propias agujas añadiendo un cable de nylon al final del ganchillo con la longitud que necesiten según el tipo de labor.

Hay de dos tipos:

Agujas para tejer en recto: Son agujas con el gancho en una punta y un tope en el otro extremo (igual que en las agujas rectas de punto), para que no se salgan los puntos.

Agujas para tejer en redondo: Tiene dos ganchos, uno en cada extremo, y además de hacerlo en circular también se pueden utilizar varios colores de lana.

Si nunca has probado esta técnica o te interesa saber más, te recomiendo que veas por youtube la multitud de tutoriales que hay y que te enseñarán a tejer de esta forma tan singular.

Espero que este artículo te haya servido para disipar alguna de tus dudas a la hora de elegir agujas. Ahora es hora de ponerse manos a la obra !!!!!!